VARDA POR AGNÈS

por Adelaida Valcarce

Comparte esta crítica

En febrero pasado, la cineasta Agnès Varda visitó el Festival de Berlín, donde recibió un premio honorífico y presentó el que a la postre sería su testamento cinematográfico, Varda por Agnès, un documental en forma de humilde charla informal en el que pasaba revista a sus películas y resolvía asuntos sobre su trayectoria profesional y personal. Ahora se estrena en salas este largometraje en el que la cineasta da una masterclass de andar por casa, sin ruido, demostrando que existen otras maneras de ser un autor sin poner el foco en su persona, sino en su obra.

Figura mítica de la Nouvelle Vague y una de las realizadoras más influyentes de los últimos tiempos, en su último film se trataba de hacer recuento de una dilatada trayectoria guiada por una curiosidad hacia su entorno y por la voluntad de renovar los a veces anticuados códigos del cine, lo que siempre la llevó a difuminar la frontera entre ficción y documental, algo tan en boga en los últimos tiempos. Muy lejos queda ya La Pointe Courte (1954), su primera película, rodada en Sète de forma artesanal y con un presupuesto casi inexistente. Alternando las narraciones locales con el diálogo de una pareja en crisis, el film anticipó la Nouvelle Vague, ya que fue filmada cinco años antes de Los cuatrocientos golpes (1959) o de Al final de la escapada (1960), en una época en la que Truffaut y Godard todavía se dedicaban a la crítica de cine. Con aquella película tan libre y original, la joven directora aspiraba a adaptar al cine “las revoluciones literarias” de Brecht o de Faulkner, rompiendo la narración clásica y persiguiendo un tono objetivo y subjetivo que dejaba al espectador la libertad de juzgar y participar.

Más conocida resulta para el gran público Cleo de 5 a 7 (1962), que contaba en tiempo real la vida cotidiana de una joven mientras espera un diagnóstico. La lucha feminista y el interés por los asuntos sociales constituyeron otra línea maestra de su filmografía, siempre con la idea de que cine y vida son una misma cosa. Su penúltimo proyecto fue Caras y lugares (2017), un recorrido en caravana por la Francia profunda y un nuevo ejemplo de su amor a las personas, que dirigió con el fotógrafo JR, uno de esos jóvenes que solían rodear a esta mujer atemporal y sabia al mismo tiempo.

VardaporAgnes1

La genial y tan original personalidad de Varda no podía tener mejor altavoz que sus propias palabras deshaciendo, a través de sus últimas imágenes, malentendidos. Varda por Agnès es un documental imprescindible para profundizar en su filmografía, de iniciación para aquellos que desconocen su obra y un placer para todo amante del séptimo arte con alma. Palabra de Varda.

Calificación de la película
4/5

Minicritic recomienda: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar