Portal de crítica de cine – minicritic.es

Por Nerea Sanz Campos

Comparte esta crítica
Calificación
4/5
Después de casi cinco años apartado de las cámaras, Juanma Bajo Ulloa nos vuelve a sorprender con este cuento de hadas macabro que el propio autor ha definido como “una fábula para adultos”. Baby se estrenó en el País Vasco el pasado 4 de diciembre y llegará a los cines de toda España el viernes 18 de este mismo mes.
Protagonizada excelentemente por una expresiva Rosie Day (The Seasoning House, Homefront) Baby comienza narrando la historia de un juguete roto: en plena crisis de ansiedad, una joven drogadicta da luz a su bebé, pero cuando es consciente de que no es capaz de cuidarlo decide entregarlo en adopción. Poco después, arrepentida, trata de rectificar, pero parece que ya es demasiado tarde. Es entonces cuando todo cambia y el relato se traslada a una casa encantada enclavada en el bosque y habitada por una peculiar familia de brujas.
La casona, situada en Murgía (Álava), es un caserío de principios del siglo pasado que con ayuda de los efectos especiales se transforma en una especie de mansión siniestra y lúgubre que logra trascender más allá de ser una simple localización, convirtiéndose en un personaje esencial de esta fantasía.

Cargada de metáforas y de poesía audiovisual, Baby es capaz de generar un batiburrillo de sentimientos encontrados. Con un planteamiento trágico y un intenso y algo repetitivo desarrollo, la narración cierra con un final inspirador, cumpliendo el cometido de una buena fabula.

El hecho de que la película no tenga una sola línea de dialogo la convierte en una obra muy especial: Bajo Ulloa deja a un lado las explicaciones y confía en la capacidad del espectador lanzándole una tentadora invitación a hacer el viaje “del temor al amor” que propone el film.

En esta atmósfera envolvente de pinceladas tétricas, tan importante como la cuidada imagen, resultan el sonido y la maravillosa banda sonora que, de forma similar al set, juega un papel metafísico en la estructura final del relato. Compuesta por Bingen Mendizabal y Koldo Uriarte e interpretada por la Orquesta Sinfónica de Sofía (Bulgaria), ha sido elegida Mejor banda sonora original en el Festival de Sitges.

Todas estas características hacen de Baby una película atmosférica. Por ello, los creadores insisten en la importancia de verla en el cine: en pantalla grande y con la acústica adecuada. 

En un año tan difícil para el Séptimo Arte como este 2020 que agoniza, en el que las recaudaciones han batido récords a la baja, la arriesgada apuesta por una película de estas características no ha dejado indiferente a la crítica. Y es que hay determinados riesgos que merecen la pena ser asumidos…

 

Minicritic recomienda: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar