Portal de crítica de cine – minicritic.es

Por Julio Vallejo

Comparte esta crítica
Calificación
3/5
¿Qué pasaría si mezcláramos el descarnado realismo de las películas del director Ken Loach con el humanismo y el optimismo vital de los largometrajes del gran Frank Capra? Posiblemente el resultado se parecería mucho a Volver a empezar (Herself), la película de Phyllida Lloyd acerca de una mujer irlandesa que intenta salir adelante después de abandonar el hogar que compartía con su marido maltratador.

Como ocurriera con ¡Mamma Mía!, adaptación del famoso musical teatral basado en las canciones del grupo sueco ABBA, o La dama de hierro, el biopic de la Primera Ministra británica Margaret Thatcher, la directora inglesa se interesa por personajes femeninos que se abren paso en un mundo de hombres intentando imponer sus propias normas. En esta ocasión, la protagonista pretende salir del pozo vital y económico en el que le ha sumido las palizas de su marido, edificando, con la ayuda de sus amigos y conocidos, un nuevo techo para ella y sus dos hijas. La vivienda no significará solamente un lugar en el que comenzar otra vez la vida familiar, sino también la reconstrucción de la autoestima perdida.

 

Lloyd, con ayuda de un guion de Malcolm Campbell y de la propia actriz protagonista, Clare Dunne, acierta especialmente cuando se acerca a los problemas de esta joven madre. Las dificultades para compatibilizar vida familiar y trabajos mal pagados, la imposibilidad de encontrar un refugio que se pueda costear con su escaso sueldo y el esfuerzo para seguir adelante después de haber sido machacada física y psicológicamente están mostrados con la habitual destreza de los autores británicos para las historias realistas.

Destaca especialmente el cuidado con el que es mostrada la violencia de género y sus consecuencias. Los responsables del filme no se recrean en las palizas, aunque no las obvian en ningún momento, pero parecen más interesados en señalar las heridas mentales que sufren todas aquellas mujeres que han pasado por esta terrible experiencia.

Por contra, el largometraje reincide en el retrato bienintencionado y un tanto empalagoso a la hora de mostrar la particular solidaridad de aquellos que ayudan a la esforzada progenitora a urbanizar el jardín de su benefactora (la dueña de la finca en la que trabaja como empleada doméstica).  La adhesión casi inquebrantable de este grupo de voluntarios roza lo inverosímil, en lo que parece un esfuerzo de la producción por encontrar acomodo en aquellas películas que llevan colgada la etiqueta de feel good movie, o películas para reconfortar y hacer sentir bien al espectador

A pesar de ello, Volver a empezar se convierte en el mejor trabajo de su directora hasta la fecha, gracias especialmente a la eficaz manera de visualizar la dureza de las condiciones a las que se tiene que enfrentar su protagonista y a una estupenda dirección de actores, donde destaca la acertadísima interpretación de Clare Dunne, como la abnegada madre maltratada.

Minicritic recomienda: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar