Crítica El Viaje de Nisha

EL VIAJE DE NISHA

por Carolina Becerra

Comparte esta crítica
El Viaje de Nisha Estreno

Los dieciséis años, aquella maravillosa etapa de juventud llena de los descubrimientos que van formando el carácter y que marcan la vida. Esa época dónde los amigos, las fiestas y las efervescentes hormonas marcan el ritmo de los días. Pero, ¿qué pasa cuando el ímpetu de la juventud va más allá del decidir hacer lo que quieres o lo que dicen tus padres, cuando es un debate entre dos mundos que chocan en un misma identidad, la realidad del lugar en el que vives contra la tradición de la familia en la que naciste?

Esta es la historia de Nisha, una adolescente que ha nacido y crecido en Noruega pero proviene de una familia de origen pakistaní. Ella tendrá que enfrentar el choque entre sus dos realidades cuando su padre la descubra con su novio en su habitación y se vea forzado a tomar medidas extremas para remediar las acciones de Nisha, que ante sus ojos, traerán la vergüenza y deshonra a su familia. Ella entonces iniciará un viaje forzado a sus raíces, que se transformará en un descubrimiento personal que le hará decidir cuál es su lugar en medio de aquellas dos sociedades tan dispares. What will people say (“Qué dirá la gente”) título original de la película, es el segundo largometraje de Iram Haq, una guionista y directora noruego-pakistaní, que debutó en 2013 en el Festival Internacional de Toronto con su primer largometraje I am yours, que por su temática podría entenderse casi como una continuación al Viaje de Nisha. Iram ha esperado hasta sentirse preparada personal y profesionalmente para contar esta historia, la más personal hasta el momento, ya que retrata su propia experiencia cuando a los catorce años fue forzada por sus padres a vivir en Pakistán durante un año y medio.

La historia va acompañada de una acertada fotografía a cargo del danés Nadim Carlsen, que nos conduce sutilmente entre tonos fríos y cálidos, y que más allá de remitirnos a la invernal Noruega y a la cálida Pakistán, nos sumergen en el contraste de los sentimientos de Nisha frente a su realidad. Maria Mozhdah, su protagonista, es una actriz novel de origen afgano que nos regala una brillante interpretación, que hace que nos calcemos los zapatos de Nisha y aguantemos junto a ella las acciones, a ratos exageradas, y en ocasiones redundantes, de los personajes que la rodean. En resumidas cuentas, El viaje de Nisha es una conmovedora historia que aunque filtrea con el melodrama, consigue remover al espectador a través de sus momentos más sutiles, los cuales nos permiten profundizar en las palabras de la directora cunado dice que “es un amor imposible entre los padres y su hija, que no puede tener un final feliz mientras la brecha entre estas dos culturas sea tan grande”.

Calificación de la película

Reproducir vídeo
Comparte esta crítica

Minicritic recomienda: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar