por Adelaida Valcarce

Comparte esta crítica
Donbass

En 2014 tuvo lugar una revolución en Ucrania que derrocó al Presidente pro-ruso Viktor Yanukovych y a su gobierno, después de meses de protestas en las calles, por sus políticas que alejaban al país de la esfera de la Unión Europea. La respuesta de Rusia fue anexionarse la región de Crimea con el apoyo de sectores de la población de la zona. A lo que siguió el comienzo de un conflicto armado entre el gobierno ucraniano y las fuerzas separatistas de las autodeclaradas República Popular de Donetsk y República Popular de Lugansk que sigue hasta nuestros días. 

La cuenca del Donetsk, o Donbass, es una región histórica, cultural y económica del este de Ucrania. La palabra ‘Donbass’ es un acrónimo formado a partir de cuenca del río Donetsk, que discurre por su territorio. La simple adopción de ‘Donbass’ como título de la película, sirve para saber de qué parte está el realizador Sergei Loznitsa. El film fue presentado en la sección ‘Un Certain Regard’ en el último Festival de Cannes, ganando el primer premio en la misma y también en el Festival de Sevilla

La guerra abierta es el contexto que sirve de trasfondo a Donbass. Una guerra que apenas tiene visibilidad en los medios occidentales después de cuatro años y que tiene profundas implicaciones respecto a la influencia y las ideas colonialistas y tácticas imperialistas de la actual Rusia, que aquí se retrata a través de la recreación inspirada por vídeos domésticos reales de ciudadanos de la zona. La narrativa se basa en una serie de episodios interconectados entre sí por algún personaje, siendo una crítica despiadada del día a día de la zona: la incautación de riqueza y posesiones para ponerlos al servicio de la guerra, el robo de ayuda humanitaria, el delirante sistema burocrático y, sobre todo, las tácticas de propaganda usadas para legitimar una lucha en la que incluso participan de forma no oficial fuerzas militares rusas. Este aspecto de utilización de la televisión para manipular la opinión pública sirve como crítica despiadada también a los colaboracionistas con la barbarie, a pesar de ser civiles víctimas de toda la maquinaria creada para apelar a las emociones más viscerales de sus compatriotas. Especialmente sobrecogedora resulta la escena del colaboracionista linchado por la multitud.

Reproducir vídeo

La película es un mosaico de lo peor del ser humano, de la falta de empatía con el prójimo y en definitiva un documento imprescindible de la situación que se vive en la región: un cine combativo, para espectadores curiosos del mundo que nos rodea y un grotesco espectáculo que nos debe hacer reflexionar sobre la actualidad internacional.

Calificación de la película
4/5

Minicritic recomienda: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales
Última modificación: 27 abril, 2019

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.