Portal de crítica de cine – minicritic.es

Por Julio Vallejo

Comparte esta crítica
Calificación
3.5/5

Las familias monoparentales, normalmente encabezadas por mujeres, son las que más difícil lo tienen a la hora de salir adelante en este mundo que vivimos. Ocurre en Occidente y más aún en los países árabes, donde el machismo suele reinar y resulta tremendamente arduo para las progenitoras sobrevivir combinando el trabajo y el cuidado de sus hijos.

La directora Maryam Touzani homenajea a estas madres coraje en Adam, una ópera prima que fue seleccionada por Marruecos para representar al país en los premios Oscar de 2019. La realizadora une los destinos de una viuda de mediana edad que regenta una pastelería mientras cuida de su hija con el  de una chica embarazada que vaga por las calles buscando trabajo y recibiendo el rechazo de una sociedad que margina a todas aquellas féminas que tienen hijos fuera del matrimonio. Curiosamente, ambas estarán vinculadas por un varón, Adam, el bebé que espera la más joven de ellas.
Adam_1
Sin discursos expresos, somos testigos de la evolución de una relación basada en la comprensión mutua a pesar de cierta hostilidad inicial. La viuda tendrá que dejar atrás la amargura que le corroe después del fallecimiento de su esposo, mientras que la joven encontrará el refugio y el cariño que casi todos parecen negarle. Touzani, que debuta en el largometraje con este trabajo después de haber dirigido dos cortos documentales y de haber escrito y protagonizado la película Razzia, de su marido el cineasta Nabil Ayouch, sorprende por su habilidad a la hora de expresar sentimientos sin verbalizarlos. Uno de los elementos más relevantes del filme es la importancia que tienen las miradas y los silencios a la hora de expresar el estado de ánimo de las protagonistas. La realizadora consigue que el espectador sea partícipe de la intimidad de dos mujeres que han vivido experiencias no tan dispares.
Memorable resulta también el trabajo de su espléndido trío de actrices. Lubna Azabal, la protagonista de la magistral Incendies o de la serie de televisión El colapso (en el catálogo de Filmin), expresa perfectamente con sus facciones el hastío y el cansancio de un ser humano que ha tenido que sortear obstáculos sin apenas ayuda, mientras que Nisrin Erradi aporta la inocencia de una joven que se adentra en la vida adulta de la forma más dura posible. No menos destacable es la interpretación de Douae Belkhaouda, que da vida sin aspavientos innecesarios y con mucho encanto a la niña que ayudará a apaciguar los ánimos entre ambas mujeres. Y aunque determinadas reiteraciones narrativas pueden lastrar un tanto el conjunto, Adam es un prometedor debut lleno de sentido y de sensibilidad.

Minicritic recomienda: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar