por Dita Delapluma

Comparte

"A duro la preferente".

Luna llena. Nuestro simpático satélite no sólo embellece el cielo nocturno, también tiene gran importancia en las mareas, la estabilidad de la Tierra y hasta -dicen- en el ánimo de la personas, el embarazo y hasta la menstruación. Pero... ¿qué pasaría si alguien le diese un empujoncito y corriésemos peligro de chocar contra ella? Pues eso es lo que pretende el emperador Ming, tirano de la galaxia, en la cinta Flash Gordon.

En ella, un jugador de rugby y una agente de viajes caerán con su avión en la casa de un científico expulsado de la NASA, el dr. Zarkov, quien lleva tiempo prediciendo un ataque a la Tierra por parte de una fuerza alienígena. El citado doctor lanza a los tres al espacio, a la búsqueda de los atacantes.

Estrenada en 1980, en plena resaca de La guerra de las galaxias, fiel al cómic, respaldada por actores y con BSO de Queen, era imposible que no se comiese la taquilla... y a veces, lo imposible se convierte en realidad, porque no se comió un rosco. Flash Gordon, precisamente por ser fiel al cómic, tenía una imaginería estilo steampunk, sobreactuada y de baratillo que la hizo quedar desfasada apenas dos años después del estreno. No obstante, y a pesar de lo cantoso de sus efectos especiales, no deja de ser una cinta muy entretenida y disfrutable.

Comparte
Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.