por Adelaida Valcarce

Comparte esta crítica
Suspiria Afiche
Suspiria es la última película de Luca Guadagnino, y también su primera obsesión. La vio con 14 años y fue tan honda la huella, que durante décadas deseó realizar esta revisión del guión de Darío Argento. Y no es la primera vez que el cineasta siente la necesidad de reescribir un film que le gusta: ya lo hizo con Cegados por el sol (2015), basada en La piscina de Jacques Deray (1969). En el caso de Suspiria la tarea es harto complicada, porque el original está considerado por los amantes del terror como una obra de culto. Ya no sólo es porque la cinta de Argento esté dotada de un virtuosismo estilístico en toda regla, sino porque ese apabullante baño de color de cada escena atrapa al espectador y le deja sin aliento. El realizador ha querido además dotar la historia de un contexto político del que carecía el giallo original. Para ello, urde una trama ambientada en el año 1977 en Berlín, ciudad a la que llega una joven aspirante a bailarina que lleva mucho tiempo deseando ingresar en una de las mejores escuelas de danza del mundo. Pero en esa institución no solo se baila para deleite estético y artístico, sino para homenajear a un poder maligno procedente del inframundo.

Los colores saturados de la primera Suspiria han mutado en los grises otoñales de los años de la posguerra alemana dotando al film de una pátina entre lluviosa y oscura. Además, está esa musa de Guadagnino que es Tilda Swinton, y que aquí representa tres papeles, a cual más histriónico. La labor de la actriz es titánica y no decepciona, metiéndose en la piel de dos de las profesoras de la academia y del doctor Josef Klemperer

Suspiria5

La nueva Suspiria es una fábula alegórica, una peli de miedo que no necesita dar sustos cada tantos minutos. El osado director además da otras interpretaciones a los aquelarres de la escuela y alcanza una complejidad discursiva que dota al guión de una dimensión visual y argumentistica nueva. Pero también hay una parte negativa en el film, como es su desmesurado metraje. En su afán por distinguirse de la primera película, además, hay una subtrama totalmente impostada, como es la de la irrupción del nombrado Klemperer, con una deriva argumental poco convincente. Pese a estas contras, se trata de una cinta muy recomendable para los amantes del género terrorífico, en su vertiente de giallo, y de una rareza en la filmografía de Guadagnino, que necesita de un paladeo lento para disfrutar mejor de su estilo arrebatado y perturbador.

Reproducir vídeo
Calificación de la película

La película de la semana: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

AntesdelaQuema-destacada

ANTES DE LA QUEMA

Ártico

ÁRTICO

El Hijo

EL HIJO

Síguenos en las Redes Sociales
Última modificación: 19 diciembre, 2018

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.