Portal de crítica de cine – minicritic.es

NIEVA EN BENIDORM

Por Julio Vallejo

Calificación
3/5
Comparte esta crítica

LOST IN LA COSTA BLANCA

Hay algo en los protagonistas de Nieva en Benidorm -ese hombre jubilado, al que da vida un espléndido Timothy Spall, y una mujer madura que regenta un cabaret, encarnada por una sensual Sarita Choudhury que recuerda a los Bill Murray y Natalie Portman de Lost in Translation, el segundo largometraje de Sofia Coppola. Y es que Isabel Coixet, firmante de obras como Cosas que nunca te dije o La librería, nos enfrenta a dos individuos del sexo opuesto que paradójicamente se encuentran en un lugar concebido para visitantes anglosajones, en el que no acaban de encajar del todo, pero que funciona como catalizador de unas vidas un tanto estancadas.

BENIDORM COMO PERSONAJE

Benidorm se convierte en un personaje más de la trama, en contraste con el hogar del protagonista masculino, la eternamente gris Manchester. Es el típico lugar donde cualquiera se sentiría más turista que vecino. En medio de tan ¿paradisíaco? enclave nos encontramos con dos seres unidos por un prominente hombre de negocios desaparecido: el fantasmal hermano de él, y el a su vez jefe de ella. Una figura misteriosa en fuera de campo que funciona como particular macguffin de una historia que habla de segundas oportunidades y de la posibilidad de encontrar el objeto del deseo cuando el otoño llega a nuestras vidas y parece que ya solamente, como escribiera Jaime Gil de Biedma, “la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra”.

AFECTO POR LOS PROTAGONISTAS

NievaenBenidorm4

Coixet demuestra un especial cariño por sus particulares antihéroes: un tipo al que han obligado a jubilarse y una mujer a la deriva vital, pero no acaba de lograr que funcione como es debido. Del resto de personajes, quizás se de demasiado cuerda a unos personajes episódicos (los naturales de la localidad), menos reveladores, especialmente al de una Carmen Machi que, en mi opinión, es víctima de un precipitado montaje. Tampoco el guion ayuda en muchos de estos pasajes, cayendo en reiteraciones y remolón por llegar al desenlace.

Nieva en Benidorm se convierte así en un largometraje descompensado que no acaba de cuajar del todo por culpa de un libreto y de una edición no lo suficientemente pulidos. No obstante, más allá de sus dos intérpretes principales, brilla la bellísima partitura de Alfonso Vilallonga, habitual compositor de las películas de Isabel Coixet, y la fotografía de Jean-Claude Larrieu, también colaborador asiduo de la directora catalana.

Película de la semana: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar