Leto destacada

LETO

por Dita Delapluma

Comparte esta crítica
Lato Afiche

Si existe algún verano perpetuo en la vida, no es la niñez. Es la adolescencia. Es una época en la que el mundo es una promesa y no una amenaza, en la que nos vemos capaces de todo y empezamos a definirnos como criaturas independientes, con nuestros propios gustos, nuestra personalidad y nuestra manera de decir las cosas o de enfrentarnos a las mismas. En el año 1980, en la Rusia comunista, un grupo de jóvenes decidieron alzar la voz y decir las cosas a su manera, y para ello utilizaron el lenguaje que, desde mucho tiempo atrás, mejor parece comprender y expresar a la adolescencia: la música. Y concretamente, el rock.

Viktor, un joven músico de apreciable gusto rockero, conoce a Mike, músico ya consagrado y a su esposa Natacha, y entre los tres cambiarán la escena de la música soviética y harán, a su particular manera, historia. Puede que parezca una película sobre el despertar de la citada unión de naciones a la modernidad, pero la estética de la cinta hace que esta se traspase a sí misma y nos ofrezca una narrativa visual rompedora y agradable.

Con una estética de videoclip y abundancia de números musicales, la cinta utiliza técnicas de animación y stop-motion para dar una visión divertida e informal de los vídeos musicales que nos son familiares de nuestra propia adolescencia o niñez, a la vez que nos muestra la rigidez de formas en la sociedad rusa. Es cierto que los punks, los rockers, los heavys… siempre han sido malmirados por determinados sectores de la sociedad que los han tachado de “viciosos” o “delincuentes”, pero aquí hablamos de una sociedad en la que los conciertos de rock se daban con el público sentado. Sí. Por cierto, que algo similar se intentó en determinadas zonas de los Estados Unidos tres décadas antes, aduciendo que los jóvenes que bailaban estaban poseídos por el diablo. Como podréis suponer, no funcionó.

Leto3

Leto es una película entretenida y visualmente atractiva, original y chocante. Sí, es cierto que a veces las intervenciones musicales parecen salpicadas de locura y sinsentido, pero en su locura reside precisamente su gracia y belleza. Todo aquél que haya escuchado un poco de rock, sabe que a veces sólo es una rima sin sentido.

Reproducir vídeo
Calificación de la película

La película de la semana: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar