La tragedia de Paterloo

LA TRAGEDIA DE PETERLOO

por Adelaida Valcarce

Comparte esta crítica
LaTragediadePeterloo

“Como asistir a una clase de Historia”: este es el resumen del nuevo trabajo de Mike Leigh (Secretos y mentiras, Mr. Turner, El secreto de Vera Drake), porque, en efecto, La Batalla de Peterloo tiene una clara vocación didáctica que no se encubre en ningún momento. El fin del año 1819 y las pésimas condiciones económicas, junto a la inexistencia de sufragio en el Norte de Inglaterra, provocó cierta radicalización social: El Sindicato Patriota de Manchester, dirigido por el histórico orador Henry Hunt, organizó una manifestación para reclamar una reforma parlamentaria. Poco después de comenzar el mitin, los magistrados llamaron a las autoridades militares (no había una policía como tal en la época) para detener a Hunt y dispersar a los manifestantes. Pero la caballería cargó contra los presentes en medio de la confusión hasta ocasionar una masacre. Aquellos acontecimientos se reconocieron como los de Peterloo, en aproximación irónica a la Batalla de Waterloo, que había sucedido unos años antes, aunque en realidad aquel lugar se llamaba Peter’s Field.

Leigh narra los acontecimientos de forma fidedigna y cronológica, lo cual es importante para comprender el creciente clima de desasosiego que impregna estos acontecimientos y su trascendencia, apoyándose en una dirección artística sobresaliente y una fotografía que pone de relieve los movimientos de masas que suceden hacia el final de la película. El realizador no desaprovecha la ocasión para utilizar la trama a fin de realizar una ácida crítica social acerca de

los poderosos y las pacientes clases populares que, en definitiva, son siempre los perjudicados. Para componer este entramado narrativo, el director no escatima en minutos (más de dos horas), ni en personajes, ya que a fin de contar lo acaecido de forma verídica, nos presenta a cada uno de los parlamentarios, oradores, periodistas y clases trabajadoras, con un hilo conductor: un joven desfavorecido que encarna los excesos del poder sobre los pobres.

La Tragedia de Peterloo es un film de realización academicista, pero interesantísimo, con una arrolladora fuerza audiovisual que saca de la oscuridad un momento desconocido fuera de Inglaterra, y probablemente dentro también. Solo se le puede poner un pero, ya que el rigor del discurso deja de lado la emoción, y eso es algo que, en una película de estas características, resulta esencial. A mi entender, los 60.000 manifestantes merecían algo más de emotividad, si bien a cambio Leigh nos ofrece rigor, diálogo y discurso, mostrándonos cómo se va tejiendo un movimiento de lucha de las clases populares contra sus opresores, lo que otorga un halo de contemporaneidad al relato: Peterloo no está tan lejos en la actualidad.

Reproducir vídeo
Calificación de la película
4/5

Película de la semana: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

Síguenos en las Redes Sociales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar