por Álex Álvarez

Comparte esta crítica

La Influencia es otro de esos ejercicios de estilo que hará las delicias de los adeptos al género de terror, pero que más que aportar, lo que hace es constatar cómo el desarrollo artístico, técnico y fotográfico está aproximando nuestra industria a la calidad de las producciones americanas. La cuestión es que al igual que La Influencia usa el argumento de una herencia maldita que atormenta a sus personajes, también bebe de otra herencia «maldita» que lacra el terror en España; la falta de coherencia de sus guiones. Aún siendo un género propicio para ello, los diálogos y situaciones llegan a ser tan forzados que convierten los momentos más perturbadores en cómicos, provocando insofocables risas entre los espectadores. Y es que si no riegas bien el trasfondo dramático de tus personajes, no puedes esperar que crezca el conflicto de manera milagrosa.

Todo comienza con una familia que vuelve a una siniestra casa en un pueblo costero de la Galicia más recóndita. Alicia es esa madre primeriza preocupada que quiere que Victoria (Emma Suárez), la matriarca de la familia que lleva meses en coma, sea trasladada a un hospital pero esta resiste a dejarles la casa libre, al igual que lo hará de sus vidas. La ópera prima de Denis Rovira se mueve entonces alrededor de este concepto, explotando el recurso de la posesión de Nora, la nieta, que se verá atraída por el oscuro maleficio de su abuela hasta las últimas consecuencias. Emulando el paradigma de Hereditary (Ari Aster, 2018), los indicios irán repitiéndose e hilándose pero de una manera un poco artificiosa, sin aportar demasiada fluidez al desarrollo argumental de la trama.

Un diseño de arte excelente unido a una amplia gama de recursos visuales y de iluminación genera una ambientación tétrica y siniestra a más no poder, donde la imaginería al menos cumple su función de atraparnos en el relato, dejando fotogramas para el recuerdo. Repentinas subidas de volumen de los efectos de sonido (mal integradas en algunos casos) intentan mantenernos alerta. Cliché tras cliché, esta heredera de Verónica (Paco Plaza, 2017) avanza como un terror netamente pulp, en el que se da el contraste de una producción excelente con unas interpretaciones que parecen no tomarse en serio a sí mismas, excepto por Claudia Placer (Alegría, tristeza, En las estrellas, Verónica), una niña-actriz que se supera a sí misma cada vez, demostrando que esto de la actuación no es una cuestión de edades o experiencia sino de involucración plena sea cual sea tu papel en el metraje.

Resumiendo, al salir de ver esta La influencia, uno se queda con determinadas situaciones bien logradas, fundamentalmente gracias a la inercia de un trabajo de producción que sí resalta sobre la media, denotando la gran apuesta que se está haciendo por el género en España, y  que aún tiene que crecer y madurar, buscándose en sí mismo y no en los demás, abandonando precisamente esa influencia maldita de que el terror es un género fácil de escribir, que se hace solo y sin estructurar bien las acciones que revelan el pasado de tus personajes. La Influencia es terror palomitero con una trabajada estética.

Calificación de la película
2/5

Película de la semana: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

ElisayMarcela

ELISA Y MARCELA

AntesdelaQuema-destacada

ANTES DE LA QUEMA

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar