por Nerea Sanz Campos

Comparte esta crítica

Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas se casaron en 1901, en A Coruña, Galicia; cuando el matrimonio homosexual era algo completamente impensable. Desde que se conoció que Isabel Coixet llevaría al cine la historia de estas dos mujeres que lucharon por estar juntas, son muchos los medios de comunicación que nos han acercado a la historia. Por ello, es probable que a la hora de ver el film pensemos que no nos resultará tan atractiva, pues ya conocemos lo que va a suceder. Pero en muchas ocasiones, y en esta en particular, es mucho más interesante el camino que la meta. Es importante aclarar, que al parecer, basándose en los hechos reales como inspiración, la cineasta los ha relatado a su manera. 

La directora nos presenta un retrato íntimo de dos maestras muy adelantadas a su época, que lidiaron con la ley y la opinión pública para vivir su amor y su sexualidad libremente. En este último aspecto, la película también ha dado que hablar. Es cierto, que después de ver el film podamos concluir que las escenas de sexo entre ambas mujeres no encajan demasiado con lo que podríamos imaginar entre dos muchachas de una aldea gallega a principios del siglo XX. Todo está romantizado, también el sexo, a favor de una narración intima y cinematográfica. No hay duda de que Coixet lo consigue, ¿Qué más da si la sexualidad de Elisa y Marcela no encaja con la época? ¿Acaso encajaban ellas? La respuesta es no, y esto es, precisamente, lo que las convierte en especiales.

La narración arranca con un argumento que reconocemos rápidamente: una joven desea construir su identidad, encontrando la respuesta a preguntas tan propias de los mortales como “¿Quién soy?”, “¿De dónde vengo?”, o “¿Cuál es mi historia?”.  A partir de ahí, una perfecta exhibición pictórica, y una historia narrada con más silencios y sutilezas que diálogos, nos llevan a involucrarnos en el sufrimiento de Elisa y Marcela de una forma muy singular.

Toda esta excelente coreografía de sentimientos, imágenes y puesta en escena se ve perfectamente acompañada por unas actuaciones estelares. No solo destacan Natalia de Molina y Greta Fernández interpretando a Elisa y Marcela respectivamente; los personajes secundarios también hacen un gran trabajo y aportan credibilidad al relato: el catalán Francesc Orella y la gallega María Pujalte vuelven a demostrar que son dos de los mejores profesionales con los que el cine español cuenta en la actualidad.

Calificación de la película
4/5

Película de la semana: "ÚLTIMAS CRÍTICAS"

ElisayMarcela

ELISA Y MARCELA

AntesdelaQuema-destacada

ANTES DE LA QUEMA

Síguenos en las Redes Sociales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar