Portal de crítica de cine – minicritic.es

por Julio Vallejo

Comparte esta crítica

DIVERTIDA BURLA DE LOS REPASOS INFORMATIVOS DE FIN DE AÑO

Las postrimerías de cada año son el tiempo ideal para los programas de informativos que repasan los hechos más significativos de los últimos doce meses. Imágenes de archivo, comentarios con expertos de cada materia y testimonios de los protagonistas de las noticias son el material que suele formar parte de estos particulares recopilatorios.

Charlie Brooker y Annabel Jones, los creadores de Black Mirror, se burlan de este tipo de formatos en A la mierda el 2020, un falso reportaje televisivo dirigido por Al Campbell y Alice Mathias para la plataforma Netflix. Parece que en esta ocasión la realidad se ha adelantado a los máximos responsables de la serie de televisión que mejor ha sabido imaginar las distopías de un mundo cada vez más dependiente de las innovaciones tecnológicas y científicas. Y quizás por ello han decidido mirar hacia atrás por una vez.

CATÁLOGO DE LA ESTUPIDEZ HUMANA

El común denominador de todo el programa es la estupidez humana, que ha sido una de las grandes protagonistas del año no solamente merced a las palabras y los actos de mandatarios como el estadounidense Donald Trump o el británico Boris Johnson, terribles payasos con poder, sino también por culpa de los comportamientos de una sustanciosa parte de los comunes mortales. Junto a las imágenes de la realidad, nos encontramos con los habituales testimonios de expertos y protagonistas de todo tipo, encarnados por estupendos actores que remarcan más si cabe el carácter de gran farsa de este supuesto informativo.

Entre la nómina de intérpretes destacan los nombres de Tracey Ullman, como esa delirante y despistada Isabel II que piensa que The Crown cuenta la vida de una familia común; Hugh Grant, desopilante en la piel de un historiador que confunde la realidad con la franquicia Star Wars; Lisa Kudrow, como una portavoz política republicana obsesionada con las fake news o Samuel L. Jackson, interpretando a un periodista que se pregunta para qué demonios tiene que hacerse un repaso a doce meses tan horribles.

CATARSIS TRAGICÓMICA DE UN TIEMPO PARA OLVIDAR

DEATH_Unit_02022R

Con la señorial voz del actor Laurence Fishburne como narrador en la versión original en inglés, A la mierda el 2020 pasa revista a, entre otros hechos, el Brexit, la cumbre del clima celebrada en Davos, los terribles incendios que asolaron Australia, las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la ceremonia de los premios Oscar, el movimiento Black Lives Matter y, por supuesto, la pandemia del COVID-19, el acontecimiento que ha colapsado al resto en estos doce meses. Quizá lo más curioso sea que muchas de las imágenes reales provocan tanta hilaridad o más que los momentos cómicos interpretados por los actores profesionales. En algunos momentos parece que la realidad imite a la ficción, y no al contrario, como estábamos acostumbrados hace unas décadas.

Sin ninguna duda, el especial navideño de la plataforma Netflix cumple con lo que promete: ejercer de particular catarsis cómica de un año terrible que la mayoría de los ciudadanos queremos olvidar.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar