Portal de crítica de cine – minicritic.es

por Nerea Sanz Campos

Comparte esta crítica

EL FLECHAZO DE INMA CUESTA POR EL DESORDEN QUE DEJAS

Quien haya leído la novela del escritor y guionista Carlos Montero (Élite, Física o Química) de la que es adaptación El desorden que dejas sabrá valorar el alto potencial que tenía la historia para ser llevada al formato audiovisual. Los impactantes giros de guión evidenciaban que funcionaría, y así debió verlo la actriz Inma Cuesta, quien trató de hacerse con los derechos de la historia; aunque para entonces algunos otros visionarios ya se le habían adelantado. Inma perdió la batalla, pero ganó la guerra cuando fue elegida para interpretar a Raquel, la conductora y coprotagonista de este adictivo thriller con acento gallego.

VIRUCA, RAQUEL Y EL INSTITUTO DE CELANOVA

Con razón de su interinidad como profesora sustituta en el instituto local, Raquel y su marido Germán (Tamar Novas) se instalan en Novariz, pueblo de origen de éste. Ambos emprenden una nueva etapa con la esperanza de superar el bache matrimonial que atraviesan. Pero en Novariz nada es lo que parece, y el aura que desprenden las localizaciones y el clima de la Galicia interior son el escenario perfecto para ser testigos de cómo Raquel va descubriendo el misterio que rodea el suicidio de Viruca (Bárbara Lennie), su antecesora en el puesto. Los escenarios más destacados de este enclave ficticio – incluido el maravilloso instituto donde imparte clases la protagonistas y que es una auténtica joya de la arquitectura prerrománica – pertenecen a Celanova (Ourense), el pueblo real del creador de la serie. Cielos brumosos, lluvias constantes, humeantes termas naturales, frondosos bosques… un espectáculo que seguro invitará a muchos a conocer los rincones más especiales de Galicia.

UNA ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA IMPECABLE

La adaptación no solo sorprende por su fidelidad, también aporta y va un paso más allá, explorando aspectos que en el texto pasaban inadvertidos, mientras que por medio de escenas breves, concisas y bien construidas asimilamos las cuestiones que ocupaban cuantiosas paginas en la novela. El propio autor define el proceso como edificante, ya que  gracias a la serie pudo desarrollar lo que en la obra literaria quedó en el tintero. Sin duda, su experiencia en ambas lides artísticas dotan a Montero de un método muy eficaz a la hora de importar a unos personajes poderosos que son el pilar de la narración.

LA PERVERSIDAD EN LA OBRA DE CARLOS MONTERO

Quizá la pretensión de conservar características que fueron clave en el éxito internacional de Élite no sea un acierto en este caso. La serie es demasiado explícita sexualmente, y aunque el   thriller contiene ese elemento perturbador que profundiza en temas tan sugestivos como el deseo, la culpa o la vergüenza, su tratamiento en determinados momentos resulta zafio, aproximándose más a lo obsceno que a lo perverso. En una historia tan misteriosa, un juego de insinuaciones y tácticas de tensión sexual más sutil hubiese ayudado mejor a mantener la concentración y la intriga. Por otra parte, el montaje paralelo a distintos tiempos crea una coreografía poética que muestra los paralelismos entre las vidas de Raquel y Viruca. Y cuando las dos líneas temporales se solapan y revelan ese rastro (en este caso desorden), el espectador siente ese cosquilleo en el estómago al identificarse con ese impacto que a veces dejan otras vidas en la nuestra

EL DESORDEN DE BARBARÁ LENNIE

Las eficaces actuaciones de intérpretes de la talla de Inma Cuesta o Arón Piper, y el descubrimiento de talentos como el de Roque Ruíz terminan por redondear lo que será la serie más vista de Netflix España durante las próximas semanas. Pero es la insuperable actuación de una descomunal Bárbara Lennie la guinda del pastel que empuja a visionar la serie prácticamente del tirón. Disfrútenla.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar