Portal de crítica de cine – minicritic.es

Estreno Movistar+: La Unidad

Por Nerea Sanz Campos

Melilla, Nigeria, Madrid, Girona, Tanger… la nueva serie de Movistar+, La Unidad, se desarrolla en un intermitente salto de escenarios. Esa disparidad de localizaciones es el resultado de un relato que nos muestra lo que supone perseguir y desarticular las células yihadistas más peligrosas del mundo. Esto es a lo que se dedican los integrantes de este cuerpo de élite de las FF. y CC. De Seguridad del Estado, cuyas operativas y conflictos ficciona esta nueva serie.

la-unidad-2

El primer episodio comienza con una fortísima dosis de acción e información: al tratarse de una historia coral, las subtramas que humanizan a los protagonistas y nos invitan a empatizar con ellos tardan un poquito en llegar. Pero cuando llegan, lo hacen para quedarse, y resulta emocionante acompañarles en sus misteriosas y ajetreadas vidas completamente condicionadas por un oficio tan sacrificado como desconocido. Verdades a medias, falsas identidades, problemas de pareja, mentiras, imposibilidad de conciliación, sacrificio o falta de compromiso familiar por un exceso de celo profesional, es el precio que deben pagar unos pocos por la seguridad de todos. 

El elenco encargado de interpretar a este cuerpo de policía tan particular cuenta con algunas caras conocidas, pero también con actores y actrices menos recurrentes. Las actuaciones de los más expertos no hacen sino contrastar el talento y la profesionalidad que ya habían exhibido anteriormente. Es el caso del gallego Carlos Blanco, quien ya demostró sus habilidades interpretando al popular Laureano Oubiña en Fariña, y que en esta ocasión interpreta a Ramón, un personaje en las antípodas de aquella actuación y caracterización, lo que demuestra su poliédrica naturaleza como actor. Le acompañan en el reparto nombres como los de Nathalie Poza, Michel Noher, Marian Álvarez, Luis Zahera o Fele Martínez, por citar solo algunos.

La brillante producción técnica y la meticulosa puesta en escena ratifican el avance que está viviendo la ficción española. Una narración de estas características requiere además de un montaje muy vigorizado, lo que en un principio puede despistar al espectador, a la hora de cogerle el ritmo. A nivel personal, decir que de no haber conocido que la trama está inspirada en la realidad, y que España -gracias a la existencia de esta unidad especial de la Policía Nacional- es el país donde anualmente más detenciones de células terroristas se realizan, tacharía  a la serie de pretenciosa, fantasiosa y exagerada. Pero tras ver estos seis capítulos, creo que es imposible aplicar tales adjetivos a una producción con un trabajo de investigación tan exhaustivo y  tan bien reflejado en su canónico resultado final.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar