VALOR DE EJEMPLO
La ultima vez que supimos de Michael Moore se encontraba haciendo la guerra al capitalismo con Capitalismo: Una historia de Amor (2009). En esta ocasión se propone “invadir” países, con el propósito de robarles ideas, que considera pueden solucionar los problemas que azotan a Estados Unidos.
Como se menciona varias veces durante ¿Qué invadimos ahora? (2015), la mayoría de las ideas fueron concebidas en suelo americano, pero no tienen cabida ante un marco de capitalismo agresivo. Moore, cámara en mano, se propone conseguir lo que el ejercito americano no fue capaz. No busca petróleo, sino formas de mejorar el sistema penitenciario, la educación, las condiciones laborales o la igualdad de género en los Estados Unidos. Como en todas las producciones americanas el país yanqui es la vara que se usa para medir al resto. En esta ocasión para mostrar lo mal parados que salen al ocupar el puesto 27 en educación y el segundo en encarcelados per cápita.
Sin embargo a pesar de la omnipresencia de EEUU, el documental sirve para educar sobre la filosofía de distintas naciones. La moraleja resulta aplicable a cualquier país del mundo, incluido España. Los únicos que parecen salvarse son los estados del bienestar del Norte de Europa, quienes copan la mayoría de los ejemplos.
Esta vez Moore es mucho mas sutil, sin duda influenciado por el carácter internacional del filme (seria muy fácil que la audiencia de cualquier país que comparta problema con EEUU se sintiera ofendida). Lo que no decae es el particular sentido del humor de Moore, que sigue extrayendo carcajadas con su peculiar forma de extrapolar situaciones y diálogos.
En la sala, las risas se volvieron mas distanciadas cuando se abordaron temas como la educación o las condiciones laborales, temas de actualidad en España. Esto se debe a que la diferencia entre nuestra situación y la de los países vecinos se esclarece a raíz del documental. Países como Francia, Italia, Alemania, Portugal o Túnez son expuestos como ejemplos de sociedades avanzadas. Mientras España permanece ausente.
Moore es conocedor de que las ideas que “roba” no son la solución por sí mismas, sino un eslabón en el camino al cambio. Como de costumbre, Moore se vale de la percepción para distorsionar las cosas a su beneficio, haciendo valedora aquella cita de Nietzsche que afirma que “no existen hechos, solo interpretaciones”. Pero no se puede negar que el documental invita a la reflexión, que como bien recuerda Moore, es el primer paso para derribar el muro y liberarnos.
Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.