Un biopic lleno de explosiones de colores e interpretaciones cálidas y persuasivas. Así es Maudie, el color de la vida. Basada en hechos reales, el filme cuenta la historia de Maud Dowley (Sally Hawkins), una pintora folk canadiense. Una mujer con un espíritu indomable, soñadora y con una perspectiva muy colorida de la vida, que luchó contra su artritis reumatoide y su familia para perseguir sus sueños y sentimientos más profundos.
Una obra íntima que con el romance como motor, que prosigue el hilo narrativo en forma de testamento (muy convincente y emotivo) de un espíritu idiosincrásico, de una mujer que superó todas circunstancias complejas que le sobrevenían.  Dirigida por la directora irlandesa Aisling Walsh, narra la historia de Maud, una mujer muy alegre de Nueva Escocia, que quiere independizarse de su sobreprotectora familia. Para ello, encuentra un trabajo como asistenta de un testarudo pescador local, Everett Lewis (Ethan Hawke). Aquí nace el romance que rompe todo tipo de clichés, dos polos opuestos y marginales que se convierten en compañeros inseparables. 

Un viaje en el que estamos invitados a descubrir la grandeza del amor entre estos dos individuos. Un amor tan grande que cabe en una pequeña cabaña de tan solo 3×4 metros en el margen de una carretera. Una cabaña grisácea que inspira rutina y soledad, que poco a poco con la llegada de Maudie, se va convirtiendo en un lugar de energía, positividad y color a través de sus pinturas naif que rebosan esperanza. Todo ello se refleja en la escenografía. El filme está lleno de espacios amplios y abiertos que contrastan con el mundo que crean juntos: la simpleza y costumbrismo de Everett, y el llamativo colorido de Maudie.  




La película se desarrolla con un tono lento, amable y costumbrista. La balanza entre el esteticismo y lo emotivo, se inclina por la emoción y el reflejo de los sentimientos de los personajes. Durante toda la narración se refleja un tono realista, cotidiano e intimista que te atrapa, obligándote a apreciar la fidelidad de las actuaciones. Diálogos sencillos, directos y profundos, que en ocasiones ocultan el verdadero sentimiento de los personajes. Las actuaciones estelares de los protagonistas, te transportarán a una historia llena de misticismo, cotidianidad y emoción. Una película que nos llena de ganas de abrazar la vida.  

Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.