(Artículo publicado originalmente en tierrafilme.com)

Corazón gigante nos cuenta la historia de Fusi, un tipo de gran tamaño que trabaja en el aeropuerto descargando el equipaje, que vive con su madre, disfruta jugando a las batallas con figuras bélicas, le gusta el death metal, como buen nórdico, y que no tiene casi amigos. Fusi un día acude a clases de baile y conoce a una solitaria mujer con graves problemas emocionales.
La historia de Fusi es la historia de una persona con problemas para relacionarse con los demás. Un tipo tímido y acomplejado que es maltratado por los que le rodean, por lo que se va retrayendo más y más. Una historia que hemos visto muchas veces. 
La gracia de Corazón gigante, lo que hace que no se convierta simplemente en una película más, es el carisma lánguido de su protagonista y el tono realista con el que se narra la historia. Aquí no hay momentos de catarsis en los que todo cambie por arte de magia, el personaje principal se mantiene fiel a su espíritu y actúa en consecuencia, evolucionando de manera lógica.
La película tira bastante de tópicos. La relación de Fusi con su vecina, una niña pequeña que no le juzga porque aun no ha aprendido a hacerlo, es muy de manual. Desde como comienza hasta como la finiquitan. También resulta poco creíble a la vez que manida, la actitud de los compañeros de trabajo de Fusi hacia este. Hay momentos que parecen exagerados, pero su director consigue salir airoso, retomando rápidamente la senda de la sensatez que tan bien le sienta a la película.
Por otro lado la historia de amor entre un gigantón con problemas para relacionarse y una mujer con una profunda depresión, resulta dura y tierna al mismo tiempo sin llegar en ningún momento a ser pastelosa. Aunque bien es cierto que tiene algún giro poco creible.
En líneas generales todo es muy del montón, pero a la vez resulta tierno y cercano. Lo hemos visto ya muchas veces pero aun así su director consigue colárnoslo, y eso tiene mucho mérito.
Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.