DÍAS LLUVIOSOS, GENTE LUMINOSA
Fernando Pérez es ya un conocido veterano del cine social cubano, reconocido en España por su cuasi- documental Suite Habana (2003) que muestra un día en la vida de un dispar grupo de personas que habitan la capital cubana.
En esta ocasión Pérez, vuelve una vez más a la ciudad donde nació, para contarnos la historia de Últimos días en La Habana, filme por el que recogió La Biznaga de Oro a la Mejor Película Latinoamericana en la última edición del Festival de Málaga.
En ella, Miguel trabaja de día como lavaplatos mientras sueña con escapar a América. El resto de tiempo, que no esta cavilando o fregando, lo pasa cuidando de su amigo Diego, quien se encuentra postrado en una cama debido a su deteriorada salud. Miguel es un personaje parco, un muerto en vida. Diego, a pesar de encarar la muerte cotidianamente debido a la enfermedad que padece, se encuentra lleno de vigor. La existencia conjunta de ambos protagonistas induce a Pérez a reflexionar sobre el sentido de la vida. Estos personajes tan dispares velan el uno por el otro. Se cuidan y se ayudan, a la vez que viven atormentados por pesadillas del pasado, cautivos de su realidad y asustados por lo que el futuro puede traer.
Para mostrarnos el invierno de esta amistad, sus últimos días juntos en La Habana, Fernando Pérez decide emplear la repetición de su rutina diaria. Con el paso del tiempo nos muestra la belleza, e importancia, de los pequeños gestos y detalles.
La Habana que se nos muestra es una ciudad gris y fría. Lejos queda el colorido o el folclore que tantos otros cineastas decidieron remarcar. Los edificios son decadentes y claustrofóbicos, asimilándose más al interior de una prisión que a un hogar. Donde sí que subsiste aquel irisado reflejo caribeño es en el retrato de grupo de los vívidos personajes, que entran a la historia atraídos por la vitalidad y carisma de Diego.

Últimos días en La Habana es una película que invita a reflexionar sobre el valor de las cosas, la importancia de la amistad y la riqueza del mundo interno de cada una de las personas, ya que todos tienen una historia detrás de ellos y, para Pérez, una muy digna de contar.



Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.