LA PACIENCIA DEL ELEFANTE
El mundo se estremece con cada guerra y sus terribles consecuencias. Cada nueva sacudida, expulsa millones de personas que deben refugiarse en otros territorios, países de acogida donde espera, tal vez, una vida nueva y prometedora. Y con tal de huir del escenario del horror y de la miseria, ya se sabe, somos capaces de todo. Ya lo adelantó Rossellini en Stromboli cuando su personaje protagonista femenino (Ingrid Bergman) era capaz de casarse con un hombre al que no amaba e incluso despreciaba con tal de escapar de un campo de refugiados tras la Guerra Mundial. Las consecuencias del engaño y la impostura en aquella cinta eran fatales y la tensión provocaba la erupción del volcán.
Muchos años después Jacques Audiard parece interesado en construir algo parecido a una familia con tres individuos de la etnia tamil que escapan de la guerra en Sri Lanka. Se trata de un experimento de supervivencia. Una mujer busca desesperadamente una niña huérfana y abandonada a su suerte  para poder presentarla como su hija ante un hombre, Deephan, militar tamil derrotado que ya no cree en otra causa que no sea sobrevivir.
La extraña familia es destinada a Francia, a un supuesto Edén donde la prosperidad crece en las copas de los árboles aunque sea en otoño. Sin embargo Deephan y su familia de conveniencia son enviados, como no podía ser de otra manera, a  un extrarradio en el que campa por sus respetos el tráfico de todo lo que es ilegal, una zona vedada al orden, refugio de peligrosas bandas. Deephan es contratado como portero de aquel polígono que recuerda a Sodoma y Gomorra, donde al menos consigue un techo en el que empezar una nueva vida.
Con los días las cosas parecen mejorar, hasta el punto de que Deephan encuentra el cariño de su postiza mujer y también de su falsa hija. Y a veces tiene tiempo hasta de soñar con el infierno del que ha escapado. En estos mismos sueños se le aparece un elefante en alusión al dios del hinduismo Ganesha. De todos es conocida las proverbiales inteligencia y memoria del elefante, su enorme fuerza y desde luego su inmensa paciencia. Y así es. Como un elefante, agazapado en una existencia inofensiva, paciente y que sabe pasar inadvertida, Deephan espera el momento, su momento, para actuar.  Audiard muestra interés por estos personajes desterrados a supuestos paraísos que terminan reencontrándose con el infierno del que pretendían escapar en una interesante y triste ironía.
Parece haber en Deephan dos películas, una interesante y bien construida en su planteamiento y su desarrollo que habla de cómo el hombre es capaz de adaptarse a todo, de cómo el roce hace el cariño, incluso en condiciones nefastas, de cómo nacen los sentimientos cuando compartimos las cosas y otra pequeña, mucho más gratuita y poco consecuente película, muy violenta y artificiosamente catártica, que ocupa el desenlace donde Deephan se convierte de forma resolutiva en un alter ego de Travis Bickle, el memorable personaje protagonista de Taxi Driver. Al guión le falta trabajo para hacer verosímil ese arco de transformación que convierte a Deephan en el elefante furioso que emprende la estampida arrasando el nido del mal. Lo peor es que tras la pretendida catarsis, un fundido en negro nos traslada a la nueva situación de la familia. Imposible.    
     

Biografía del autor

Javier Miñón Echevarría, (Madrid, 1960) es Licenciado en Filosofía por la UNAM en 1984. Aprende el oficio de guionista cinematográfico de la mano de destacados profesionales de la industria para quienes realiza sus primeros trabajos antes de empezar una carrera profesional que se extiende a lo largo de treinta años en cine y televisión.
Desde hace veinte compagina la labor creativa con la docente con más de mil alumnos como bagaje pedagógico. Con el tiempo ha ido incrementando su colaboración con la Escuela Universitaria TAI de Madrid, donde entre otras funciones docentes actualmente forma parte del Comité de selección de proyectos de la productora ATM y dirige el Máster de Guión sin dejar de generar trabajos propios o en colaboración. 
Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.