por Aida González Arenas

Comparte
Afiche con Amor Simón
Llevamos toda la vida acostumbrados a ciertos estereotipos en los que las películas enfocadas en el mundo adolescente, las genéricas historias de amor, se han centrado en el mundo heterosexual. Solo encontrábamos narraciones inclusivas dentro del cine independiente (y a las que no todo el mundo tenía acceso). Sin embargo, Con amor, Simon, de 20th Century Fox, es un film de jóvenes con problemas comunes, pero que que cuenta con un chico gay como protagonista. La nueva apuesta del estudio, dirigida por Greg Berlanti y basada en el bestseller de Becky Albertalli, nos cuenta la historia de Simon Spier – protagonizado por Nick Robinson, al que pudimos ver en Jurassic World –, un estudiante de 17 años que, aparentemente, tiene una vida perfecta: un grupo de amigos que le valoran, una familia que le quiere y le apoya y un futuro prometedor. Solo que todo no es tan reconfortante como parece: Simon es gay y no sabe cómo decírselo a su entorno. Sin embargo, cuando conoce a Blue por una página online y empiezan a intercambiarse correos todo cambia de forma radical…
En la primera parte del film nos encontramos con un retrato contemporáneo en torno a las situaciones a las que se tiene que enfrentar una persona a la hora de salir del armario en un mundo gobernado por las redes sociales, en las que todo se banaliza y es motivo de burla. De hecho, el propio protagonista, se plantea por qué ser homosexual tiene que tratarse como un hecho excepcional, y se pregunta por qué las personas de su entorno no tienen que pasar por esa “vergüenza” iniciática por el simple hecho de ser heterosexuales. Estas reflexiones vienen acompañadas por secuencias de estos mismos personajes recreando la confesión a sus respectivas familias de su condición sexual. Y aunque el entorno de Simon contiene circunstancias muy favorables para su libertad, como una familia y amigos que le apoyan y que, en ningún momento, plantean objeciones a su homosexualidad, aquellas disquisiciones suponen un soplo de aire fresco en el género de la comedia adolescente mainstream. La segunda parte de la película ya se centra en la investigación de la verdadera identidad de Blue. Mediante correos electrónicos, ambos jóvenes se van descubriendo, conociéndose, y enamorándose finalmente. Pero, esta revelación no solo le sirve a Simon para descubrir el amor, sino también para definir y aceptar su propia identidad. Todo se retuerce, y la problemática reaparece, cuando un compañero de clase descubre estos correos y chantajea y manipula a Simon para no desvelar su verdadera naturaleza sexual…
Con-Amor-Simon4
Con Amor Simón
Con-Amor-Simon1
SIMON_01289.RAF

Visionando Con amor, Simón,  acuden a nuestra memoria películas como Las Ventajas de ser un Marginado, de Stephen Chbosky, en la que también se presentaba a un grupo de inadaptados, con un protagonista contando la historia de manera epistolar, si bien en aquella el tono era algo más crudo y realista. En el film de Greg Berlanti, la presencia de nombres tan relevantes como el de Katherine Langford, que saltó a la fama con la serie de Netflix Por Trece Razones, o de su compañero de reparto en la serie, Miles Heizer, sirven de reclamo para los más jóvenes.  De lo que no cabe duda es de que esta es una película inspiradora para aquellos adolescentes que no sepan cómo afrontar su condición sexual, y que también ayuda a comprender los problemas de las personas que te rodean, a tenerlos en cuenta y a empatizar con sus sentimientos -a pesar de que no formes parte de esa comunidad LGBTQ-,  y así poder actuar en consecuencia. Con amor, Simón tiene en definitiva un inmenso potencial para repercutir en las audiencias teenagers y constituye todo un ejemplo de cine popular representativo e inclusivo.

Última modificación: 23 febrero, 2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.