El sacrificio de un ciervo sagrado

El sacrificio de un ciervo sagrado
Calificación de los usuarios
Yorgos Lanthimos crea un macabro divertimento de estética cuidada y diálogos escuetos y precisos. La oscuridad de la sala de cine es el lugar idóneo para su visionado ya que nos permitirá esbozar una amplísima sonrisa y disfrutar cual enanos (no offense) a costa de unos personajes que se comportan como gusanos. Diversión catártica y reparadora. Ojo al actor Barry Keoghan, habrá que seguirle la pista.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar