Portal de crítica de cine – minicritic.es

MINICRITIC WEEKEND #2

Por Adelaida Valcarce

Cine para todas las sensibilidades y gustos llenan la cartelera esta semana: empezaremos repasando un blockbuster (Géminis); cine de autor con la nueva cinta de Woody Allen (Día de lluvia en Nueva York); un film futurista con aroma a internado (Paradise Hills) y, por supuesto, cine español de cara amable y familiar (@buelos) o una sensible e intimista historia (Lo que arde).

Comenzaremos por el maestro incontestable, Woody Allen, al que le ha costado Dios y ayuda estrenar su última película: Día de lluvia en Nueva York ha sido el rehén de la situación personal del realizador. A nadie se le escapa la polémica de los últimos tiempos que llevó a Neflix a pensar en guardar en un cajón la cinta. 

dia de lluvia en nueva york

Afortunadamente se ha impuesto la cordura y podemos disfrutar de su exhibición. No es una obra capital en la filmografía de Allen pero tampoco desentona con el resto de su filmografía. Se trata de una comedia romántica correcta, poco comprometida, heredera de las tramas de enredo del cineasta, sobre una joven pareja que vive su particular periplo por la ciudad de los rascacielos que tanto ama Allen. Muy destacable es la fotografía de Vittorio Storaro que ya trabajó con el director en películas como Café Society o Wonder Wheel. En resumen, un cuento amable con el escenario de la ciudad fetiche del director y esa pertinaz lluvia que provoca que todo pueda suceder.

Paradise Hills es una distopía victoriana dirigida por la novel Alice Waddington y presentada en el Festival de Sitges de este año. La protagonista es la nueva reina de las scream movies Emma Roberts (Nerv, American Horror Story) y está ambientada en un controvertido colegio de señoritas de clase alta. Sin entrar en muchos detalles, el mérito de la película está en erradicar, con éxito, el punto de vista masculino de la narrativa, muy en la onda del cambio que se vive en la sociedad actual. Y ahí acierta de lleno. 

paradise-hills-01

También resulta muy crítica con el afán de perfección que los jóvenes sufren influidos por su entorno, uniformados como en el colegio y tapando cualquier rasgo de diferencia o rebeldía segunda película de interés es Hasta pronto, hijo mio, un recorrido emocional por la China de los últimos 30 años a través del devenir trágico de una familia obrera, pasando del melodrama al cine social sin caer en el cliché.

Géminis es el film de acción del mes sin duda alguna. La dirección corre a cargo de Ang Lee (La vida de Pi, Brokeback Mountain) y su principal atractivo son las secuencias de persecución protagonizadas por el muy eficaz Will Smith, que interpreta a un agente especial del FBI a punto de jubilarse. Pero el destino le tiene preparada una sorpresa insospechada. Tendrá que salvar su vida mientras es perseguido por su yo más joven. La trama no depara muchas novedades, pero el apartado técnico si es muy sobresaliente y novedoso.

géminis-02

La película familiar viene de la mano de @buelos de Santiago Requejo (Noche de paz). La trama simpática en apariencia es un mero pretexto bajo el que subyacen una serie de problemas claramente reconocibles: el desempleo en los mayores de 50 y su difícil reentrada en el mundo laboral, la precariedad en los empleos que conlleva la baja natalidad o esos familiares que se hacen cargo de los nietos a fin de ayudar en la economía de los hijos. No es original, pero está bien interpretada y alguna de sus situaciones arranca una sonrisa, lo que es muy de agradecer.

abuelos

Y por fin llegamos a la cinta más pequeña pero también más sorprendente. Se trata de Lo que arde, un intimista drama rural dirigido con solvencia por Oliver laxe (Mimosas). Está ambientada en la Galicia profunda, donde pequeñas aldeas se encuentran ancladas en el tiempo y donde las relaciones personales se tornan extrañas, en parte por el aislamiento y por la endogamia que padecen. Narra la vuelta de un pirómano a su casa y las consecuencias que ello provoca. Es una historia dura e hipnótica que atrapa desde el primer fotograma y a ello contribuye la cautivadora fotografía de la naturaleza de Mauro Herce. El paisaje llega a ser un personaje más. El film sorprendió muy gratamente, con razón, en la última edición del Festival de San Sebastián.

lo que arde

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar