Portal de crítica de cine – minicritic.es

MINICRITIC WEEKEND #19

Estrenos 14-02-2020

Por Adelaida Valcarce

Y entramos de lleno en febrero con unas películas que satisfarán a todos los públicos. Para abrir boca, un film para ver en familia (Sonic, La película); una historia triunfadora en el último festival de Berlín (Sinónimos); un acercamiento a otras realidades geográficas y sociales (El huevo del dinosaurio); un decadente relato de ambientación exquisita (Casanova, su último amor) y la sempiterna comedia española (Hasta que la boda nos separe).

Sonic. La película, dirigida por el debutante Jeff Fowler, sigue al famoso erizo del videojuego de SEGA, quien debe viajar desde su mundo al nuestro para salvar su hogar. El veloz protagonista de color azul, junto al humano Tom Wachowski, tendrá que evitar que el gobierno lo capture y pararle los pies al villano interpretado por Jim Carrey. Se trata de una cinta familiar, que no ha estado exenta de polémicas sobre el diseño del personaje principal y verdadero icono de los fans de videojuegos clásicos. Muchos han sido los incidentes en el camino de la postproducción ya que, no en vano, a mediados de 2019 los diseñadores se vieron obligados a cambiar el aspecto final de Sonic ante las críticas recibidas.
En definitiva un film con halo nostálgico que ansía conquistar a los niños y jóvenes de hoy y que entretiene mucho y bien.

Sonic

Sinónimos es una película de carácter autobiográfico, donde su director, Nadav Lapid (La profesora de parvulario), se enfrenta a sus propias vivencias con la actitud del paciente que se tumba en el diván de la consulta médica.  Es un ejercicio de memoria que podría remitir a Vals con Bashir, experimento de Ari Folman para consigo mismo, en el que los recuerdos documentales se mezclaban y confundían con las pesadillas animadas. En este film encontramos una libre conjunción e interpretación de géneros o formas de entender el cine. Pues bien, en su nuevo trabajo, Lapid lleva mucho más allá esa sensación. Justamente la que su álter ego busca con desesperación. Tanto, que llega a considerar su nacionalidad como una enfermedad a la que debe aplicarse una terapia de shock. Avergonzado por su origen israelí, un país Israel que, a su entender, ha confundido el amor propio con el odio a los demás y el orgullo con la provocación, el hombre decide apostarlo todo a la triple promesa francesa de igualdad, fraternidad y la libertad. Para ello, jura no volver a pronunciar jamás una sola palabra en hebreo. De ahí su afán de recitar sinónimos de cada definición.  Pero en el film hay mucho más ya que, bajo un barniz acogedor, los franceses ven al inmigrante como algo exótico  que nunca terminan de  integrar. Hay escenas memorables y si de algo peca la película es de alguna reiteración innecesaria, pero en conjunto es un film que invita a la reflexión.

Wang Quan´an (La boda de Tuya) parte de una premisa de aparente thriller para filmar una película sin género o con muchos géneros al mismo tiempo. Hablamos de El huevo del dinosaurio. Con un planteamiento formal bastante radical, durante el primer tercio de película, el director chino decide colocar la cámara lejos (muy lejos) de lo que está sucediendo, la mayoría de lo que ocurre está contado con planos generales que subrayan la amplitud y aridez del paisaje y nos distancian de unos personajes a los que tardaremos mucho en ver los rostros. No sabemos si estamos ante un film policial o ante una película etnográfica.
El lugar donde ocurre la historia es la estepa mongola y la protagonista absoluta es una pastora que vive aislada en aquel territorio inhóspito. Se trata de un cine diferente, apegado a la tierra pero a la vez abstracto. No es fácil de digerir, pero si se penetra en su trama, proporciona momentos de lirismo sublime.

huevo dinosaurio

Casanova, su último amor,  dirigido por Benoît Jacquot (3 corazones), nos muestra al eterno conquistador en las postrimerías de su vida, cuando retirado en Bohemia, escribe sus memorias. Se trata de la creación del mito que ha perdurado durante siglos.
En el siglo XVIII, Casanova, conocido por su gusto por el placer y el juego, llega a Londres después de haberse visto obligado a exiliarse. En esta ciudad, el libertino se topará en repetidas ocasiones con una joven prostituta, Marianne de Charpillon, por la cual se siente tan atraído que se llega a olvidar del resto de mujeres. El mítico seductor está dispuesto a todo para alcanzar sus fines pero Marianne se escapa siempre con evasivas de todo tipo. Ella le lanza un desafío, según el cual ella no será suya hasta que él no deje de desearla.
La cinta abunda en un tono crepuscular, como el protagonista Vincent Lindon, acentuado por una fotografía basada en luz de velas, lo cual incide en ese tono mortecino que Benoit imprime en todo el metraje. 

casanova su último amor

¿Quién no ha ido alguna a vez a una boda o cualquier tipo de celebración donde la música y el alcohol hayan sacado las cosas de control con consecuencias imprevisibles?
La apuesta de la comedia española para esta semana es Hasta que la boda nos separe (Dani de la Orden), una película de humor que exprime todos los tópicos de las preparaciones de las bodas tomando como modelo la película francesa La wedding planner (Jour J) de Reem Kherici de 2017. Se trata de una gratísima sorpresa que apuesta sobre un guión seguro y con unos actores de reconocida comicidad.  Un buen plan para todo espectador con ganas de diversión.

hasta que la boda nos separe

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar